983 ­544 ­604 - 675­ 961 ­088
983 ­544 ­604 - 675­ 961 ­088
Aprovecha cada oportunidad
La vida es eso que nos va sucediendo
mientras nos empeñamos en hacer otros planes”,

decía Jonh Lennon.

Aunque a mí me parece todavía más acertada y actual la foto de perfil que tiene una amiga mía en Whatsapp que dice: “La vida es eso que pasa mientras tú contemplas tu teléfono móvil”.

¡Aprovecha cada oportunidad!

Pocas veces en nuestra vida nos damos cuenta de que cada momento es único e irrepetible.

Y, aunque suele ser una frase recurrente en los tanatorios, para despedir a aquellos cuyos instantes ya se han agotado, no llegamos a ser del todo conscientes de su verdadero significado hasta que no nos vemos postrados en una cama, entre la vida y la inexistencia.

Sé de lo que te hablo

Porque yo he estado ahí. Y no hace tanto…

El vídeo que quiero regalarte hoy es precisamente del momento en el que me acababan de ingresar para enfrentarme al trance más difícil que he experimentado jamás.

Créeme: cuando te dicen que tienes una metástasis se te pasan por la cabeza muchos instantes de tu propia vida en los que, de haber sido un poquito más sabio, o un poquito más agradecido (que para el caso es lo mismo), podrías haber disfrutado con más intensidad, aprovechado con más ahínco o, sencillamente, vivido con un mayor nivel de consciencia.

Esta verdad me abofeteó en toda la cara aquella noche, en la soledad de mi habitación de hospital. Y sentí la necesidad de grabar esta reflexión, quien sabe si como despedida… Necesitaba gritarle al mundo: ¡Aprovecha tu oportunidad!

El Gran Juego de la Vida

Como digo en el prólogo de mi libro El Gran Juego de la Vida –parafraseando al gran poeta Jaime Gil de Biedma-: “Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde. Como todos los jóvenes, yo vine a llevarme la vida por delante. Dejar huella quería y marcharme entre aplausos. Envejecer, morir, eran tan sólo las dimensiones del teatro. Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra”.

He aquí las palabras de una persona que reconoce haber vislumbrado desde el principio las reglas de El Gran Juego de la Vida. Sin embargo, como nos ocurre a muchos, queremos ver en el argumento de la vida únicamente las dimensiones del tablero de juego. Y, para cuando nos queremos dar cuenta de que el juego va en serio, la partida está a punto de concluir.

Por eso, a lo largo de aquellos durísimos meses de quimioterapia, en mi mente me hacía a mí mismo una y otra vez la misma promesa: Si sobrevivo escribiré un libro para exhortar al mundo:

¡VIVE!
¡APROVECHA CADA OPORTUNIDAD!
¡CONVIÉRTETE EN LA PERSONA QUE REALMENTE QUIERES SER!

2×1 para celebrar que estamos vivos

Como te decía en la entrada anterior, Abril es un mes muy especial para mí.

Porque no sólo es el mes en que llegué al mundo por primera vez, en 1980. También es el mes en el que volví a nacer, después de un durísimo año de quimioterapia, que se inició con el el día que os muestro en el vídeo de hoy.

Entenderás, pues que Abril se haya convertido para mí en un Mes 2×1, pues en apenas unos días celebro por todo lo alto estas dos grandes fechas (probablemente las más importantes) en mi Juego de Vida.

¡Estoy tan feliz y tengo tantas ganas de celebrarlo contigo…! Que no se me ocurre mejor manera que ofreciéndote MIS DOS LEGADOS POR EL PRECIO DE UNO. Una combinación mágica que aúna un valor incalculable:

Mi Programa On Line: 7 Claves para tener Energía todo el día

Mi libro El Gran Juego de la Vida.

El Gran Juego De La Vida

Por tan sólo 17 euros.

Sí, sí, has leído bien. Un auténtico regalazo 2×1.

Mis dos legados por el precio de uno

PARA LAS 25 PRIMERAS PERSONAS QUE PINCHEN SOBRE ESTE ENLACE 

y adquieran mi Programa On Line: 7 Claves para tener Energía todo el día,

recibirán además, sin coste adicional, mi libro El Gran Juego de la Vida, en su propia casa,

con una dedicatoria personalizada firmada por mí, Sergio Saiz, tu Coach de Vida Saludable.

Doble Regalo de Aniversario

Ciegos y en piloto automático

¿Por qué dejamos pasar las oportunidades que se nos presentan?

¿Por qué no somos capaces de aprovechar cada instante?

¿Por qué si sabemos que terminaremos arrepintiéndonos de no haber tomado una decisión, no dejamos de perder el tiempo…?

Viajamos a lo largo de nuestras vidas con el piloto automático conectado. Y eso, en lugar de permitirnos disfrutar del paisaje, paradójicamente, nos vuelve ciegos.

Constantemente nos surgen oportunidades de:
  • hacer lo que realmente deseamos
  • convertirnos en la persona que realmente queremos ser
  • disfrutar de la vida realmente anhelamos
  • encontrar a la persona con quien nos imaginamos compartiendo el resto de nuestra existencia.

Pero, ¿qué solemos hacer en tales ocasiones…?

Muchos agachamos la cabeza, miramos hacia el suelo y decimos adiós a una oportunidad de oro.

Y mientras lo hacemos nos auto convencemos (auto engañamos) haciéndonos creer que ese tren que acaba de pasar, volverá a hacerlo en un momento más propicio. Pero, en el fondo, sabemos que no es cierto. O, al menos, deberíamos saberlo.

Hasta a los mejores les pasa

Es lo mismo que le ocurrió en el año 1985 a Dan Marino, uno de los mejores quarterbacks de fútbol americano de todos los tiempos. En aquella altura jugaba su segunda temporada en la NFL con los Miami Dolphins, con los que llegó a disputar la final de la Super Bowl. Y, aunque jugó increíblemente bien, su equipo perdió ante los 49ers de San Francisco 34-16.

Marino lo sintió, pero no mucho, porque estaba convencido de que, al ser uno de los talentos más prometedores de la liga, y tratándose sólo de su segundo año como profesional, volvería a disputar la final en otra ocasión.

Dan Marino se jubiló en el año 1999, después de 16 años jugando en la élite y contando en su haber casi todos los récords que existen en la NFL, pero nunca volvió a jugar la Super Bowl. Aun hoy en día dice que, si hubiera sabido que nunca más iba a volver a jugar una final, habría apreciado más ese momento en 1985. Que habría aprovechado a tope esa oportunidad.

Al igual que Dan Marino, todos hemos tenido oportunidades en nuestra vida que hemos desperdiciado: oportunidades formativas, laborales, amorosas…

¿Por qué quedarse con la miel en los labios…?

¡No dejes pasar más oportunidades!

Vivimos en una sociedad en la que creemos ganar cuando en realidad estamos perdiendo. Piensas que conservas tu trabajo porque te proporciona estabilidad, cuando en realidad lo odias y cada vez que te levantas por la mañana, te cuesta horrores.

O quizás piensas que esa oportunidad que te brinda la vida es demasiado bonita para ti. Que, en realidad tú no estás a la altura: que no eres suficiente. Tenías a tu alcance la posibilidad de retomar ese camino que te gustaría recorrer. Pero…

¿Acaso no es lógico que estés todo el día de mal humor y que lo pagues con quienes te rodean…? Eres consciente de que no se lo merecen. Pero, ¿qué puedes hacer si no estás donde quieres estar…?

No sigas cayendo en el mismo error. ¡Aprovecha cada oportunidad!

La vida está para disfrutarla. No mañana; no dentro de un año… ¡Ahora!

Vive de forma responsable ten siempre en cuenta lo que te dicte tu intuición.

Ella más que nadie sabe a dónde quieres dirigirte y lo que quieres hacer. Ya va siendo hora de que vuelvas a escucharla y que dejes de intentar acallarla.

Un fuerte abrazo de tu amigo, Terapeuta,Coach-Mentor, Conferenciante, Formador y Escritor de Vida Saludable.

INVIERTE EN TI. CRECE CONMIGO.

 

¡Si te ha gustado sígueme y comparte!

Leave a Reply