607 494 911 - 615 267 589
607 494 911 - 615 267 589

El sabor dulce tiene algo que lo hace irresistible para muchas personas, pero en exceso, su efecto sobre la salud no puede ser más dañino. Por suerte, existen estrategias y alternativas para evitarlo.

¿Por qué conviene reducirlo?

 –          Desmineraliza, el exceso de azúcar, carne.. acidifica la sangre y en respuesta el organismo extrae calcio de los para mantener el PH correcto.

          Roba vitaminas del grupo B para la correcta metabolización del azúcar son necesarias vitaminas del grupo B, por lo tanto no sólo no aporta micronutrientes sino que los consume.

          Aumenta la glucosa, tras ingerir azúcar se incrementa los niveles de glucosa en sangre y a continuación se produce una bajada brusca que afecta a nivel de energía y el estado de ánimo, es decir provoca inestabilidad emocional.

          Obesidad y diabetes, el exceso de azúcar consumido se almacena en forma de grasa en nuestro organismo y produce riesgo de sufrir diabetes.

          Altera la flora intestinal, perjudica a bacterias beneficiosas, por lo que afecta al metabolismo, del sistema inmunitario e incluso al comportamiento.

          Baja la inmunidad, los glóbulos blancos ven reducida su capacidad de luchar contra bacterias y virus patógenos.

          Favorece la caries, una de las razones es que aumenta la acidez en la boca, lo que favorece el desarrollo de la placa bacteriana.

          Desequilibra la dieta, reduce el apetito por la fruta, las verduras y los cereales integrales. Estos alimentos son la principal fuente de energía del organismo, en forma de hidratos de carbono de calidad en el marco de una dieta sana.

 ¿Cómo puedo consumir menos azúcar?

 –          No es un sabor malo según la Medicina Tradicional china, el sabor dulce es necesario porque tonifica la sangre de Bazo-páncreas y el estómago. No debemos renunciar del todo a la sabor dulce, pero sí moderar el consumo de azúcar sin nutrientes.

          Elegir azucares de calidad, si nos acostumbramos a comer alimentos que contienen hidratos de carbono de absorción lenta estaremos nutriéndonos de una forma saludable, no sufriremos picos de glucosa en sangre ni las bajadas posteriores. Al contrario apreciaremos que la sensación de energía disponible y la vitalidad se mantiene a lo largo del día.

          Más verduras, raíces, tubérculos, frutas y cereales son alimentos que además de proveernos de azúcares naturales, son fuente de vitaminas, minerales y fibra. Los cereales integrales por ejemplo son ricos en vitaminas del grupo B que son usadas para producir energía y aprovechar el resto de nutrientes sin necesidad de obtenerlos de las reservas.

          Más beneficios, el dulzor natural de la calabaza, zanahoria, brócoli, fruta fresca o deshidratada, el arroz integral o el trigo sarraceno por ejemplo va acompañado de fibra y sustancias antioxidantes que incrementan el bienestar y alejan la enfermedad.

          Lee las etiquetas de bebidas y productos elaborados son la principal fuente de azucares añadidos, repasa la lista de ingredientes y evita cualquiera que lo contenga en los primeros cinco puestos.

 ¿Cuáles son las mejores alternativas?

 –          Prueba la estevia es el principal endulzante natural, se puede usar fresca o seca para poner en bebidas naturales o infusiones. Son glucósidos dos mil veces más dulces que la glucosa, pero hay a quien no le gusta su sabor con aroma similar al regaliz.

          Frutas deshidratadas, estos alimentos además de proveer de sabor dulce son auténticos concentrados de nutrientes. Los dátiles por ejemplo son ricos en aminoácidos, los orejones en hierro y los higos en calcio.

          Azúcar de coco es otra alternativa muy saludable que se obtiene de la flor del coco, posee un índice glucémico muy bajo (no provoca subidas bruscas de glucosa en sangre).

–      Para endulzar también podemos usar la miel. Este alimento vivo contiene vitaminas, minerales, enzimas y sustancias que previenen infecciones. La podemos usar en postres, o infusiones, café… al igual que la canela.

          También con hortalizas. Es interesante aprender a hacer preparaciones con verduras dulces, raíces y tubérculos, por ejemplo zanahoria rallada, calabaza asada..

Podemos plantearnos un pequeño reto a nivel personal; comprometernos a reducir poco a poco la cantidad de azúcar y endulzantes en nuestra alimentación diaria. Retíralos gradualmente del café, infusiones, postres o meriendas y el paladar se adaptará a los sabores naturales de los alimentos, sabrás que lo has conseguido cuando encuentres empalagoso algo que antes te parecía normal.

Consulta Sergio Saiz.

 edulcorant

Leave a Reply