983 ­544 ­604 - 675­ 961 ­088
983 ­544 ­604 - 675­ 961 ­088

¿Alguna vez has permitido que alguien te dijera que no podías hacer algo?

¿En alguna ocasión te han puesto límites donde tú no los veías?

¿En algún momento de tu vida has dejado de lado algún sueño sólo porque alguien te convenció de era imposible…?

Si la respuesta a alguna (o a varias) de estas preguntas es SÍ, necesitas conocer la apasionante historia de Kathrine Switzer, la mujer que desafió al machismo corriendo una maratón que tenía prohibida.

Su lema…

Que nadie te diga que no puedes hacer algo
¡Adoro las historias de superación!
Son los cimientos de mi motivación personal, mi brújula en El Gran Juego de la Vida.
¡Me encantan las enseñanzas que nos ofrece el deporte!
Ya sabes la importancia que le concedo a los entrenamientos en mis programas de desarrollo personal.
¡Disfruto a rabiar los relatos inspiradores de igualdad de género!
Porque creo sinceramente que son los espejos en los que tenemos que mirarnos y los trampolines desde los que proyectarnos, aún más alto, como sociedad.
Por eso me fascina la historia que hoy recogemos en la sección MUJERES EXTRAORDINARIAS, porque reúne todos estos ingredientes.
Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió el Maratón de Boston en 1967
Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió el Maratón de Boston en 1967
La carrera de su vida

Desde el primer momento que contemplé el vídeo de la Maratón de Boston de 1967, se me clavó esta imagen en la memoria.

Aparentemente se trata de una maratón normal, como otra cualquiera, si no fuera porque no es una maratón normal y porque hay una intrusa.

Corría el año 1967, eran tiempos en los que la gente pensaba que las mujeres eran incapaces de correr más de 2,5 km. Pero Kathrine Switzer se propuso demostrarles que estaban equivocados. Y, accidentalmente, hizo historia…

Decidió inscribirse en la Maratón de Boston, que había sido una carrera exclusivamente masculina desde su creación en 1897. Lo hizo con sus iniciales, para que los promotores no se dieran cuenta de que se trataba de una mujer.

Un ejemplo para el mundo

El día de la Maratón llovía y hacía mucho frío, por lo que todos los participantes iban bien abrigados, cubiertos con capuchas y hasta con bolsas de plástico. Esto permitió a Kathrine pasar desapercibida al comienzo de la prueba.

Corría junto a su entrenador y también al lado de su novio. De pronto, un señor de mediana edad, con algo de sobrepeso, enfundado en unos pantalones de vestir y una americana negra, aparece en las imágenes tratando de agarrar a la joven y grácil Kathrine por la espalda. Mientras, el resto de participantes en la prueba de fondo contemplan atónitos la escena.

Se trataba del oficial de la carrera, Jock Semple que, cuando vio a una mujer con el dorsal 261 corriendo su Maratón,  se bajó del autobús que transportaba a los reporteros gráficos para tratar de detenerla gritando:

Lárgate de mi carrera y devuélveme ese dorsal
Como  Kathrine Switzer no se arredró, Semple perdió el control y, hasta la arañó en su intento de arrancarle su dorsal. Kathrine estaba aterrada pero siguió corriendo, hasta que su novio, Tom, se armó de valor y, de un empujón, echó a Jock Semple a la cuneta. Y, como todo esto ocurrió frente al bus de la prensa, los reporteros captaron todas estas imágenes que tenéis recopiladas en el vídeo que os ofrecemos a continuación.
Su entrenador, Arnie, le gritó: ¡Corre con todas tus fuerzas! A lo que Kathrine respondió:
Tengo que terminar esta carrera.
No importa si lo tengo que hacer a gatas.
Porque, si yo no lo consigo,
nadie va a creer que una mujer puede hacerlo y estar aquí

Y la terminó: en 4 horas y 20 minutos.

Sin embargo, aún tuvieron que transcurrir otro 5 años para que permitiesen participar a las mujeres en la Maratón de Boston. Y todo gracias al coraje y determinación de Kathrine Switzer.

Cincuenta años después de esta foto, nuestra heroína volvió a correr por última vez la Maratón de Boston.

Lo hizo, esta vez, sin que ningún hombre supusiera para ella un obstáculo.

Una historia cada vez más habitual

El vídeo de Kathrine Switzer nos emociona porque es la prueba fehaciente de que, cuando alguien lucha con todas sus fuerzas por superarse, lo consigue y, de paso, demuestra al resto del mundo que SÍ SE PUEDE.

Afortunadamente esta clase de vídeos son, cada vez, más habituales. De hecho, la historia de Kathrine no difiere tanto de la de Roberto, o la de Reyes, la de Mercedes, la de Alberto… Decenas de asombrosos casos reales de personas corrientes como tú que, un buen día decidieron convertirse en protagonistas de su propia historia de superación personal.

Hace menos de un año Lorena, Mercedes, Paco, María José, Marina, Javi, Roberto, Alberto…, y tantos (tantísimos otros) alumnos que han pasado por el CURSO TRANSFÓRMATE Y BRILLA se encontraban en una situación muy parecida a la tuya: atorados en su juego de vida, lastrados por creencias limitantes, preguntándose cómo podrían conseguir la energía necesaria para dar ese giro a sus vidas que tanto necesitaban…

Escríbeme un correo a info@consultasergiosaiz.com

Dentro de unos meses SERÁS TÚ quien protagonice uno de estos vídeos.

Te lo garantizo.

¡Si te ha gustado sígueme y comparte!

Leave a Reply