983 ­544 ­604 - 675­ 961 ­088
983 ­544 ­604 - 675­ 961 ­088
SINTONIZA TU YO EXTERIOR CON TU YO INTERIOR

¿Cuántas veces te ocurre que piensas una cosa, sientes otra y todavía dices otra completamente distinta a las dos anteriores…?

Quizás ya te hayas acostumbrado a vivir con falta de sintonía entre tu yo interior y tu yo exterior. Pero te garantizo que cuando no haces – o cuando no te expresas- del mismo modo que sientes y piensas, ese “desajuste”, a la larga, te pasará factura. ¿De dónde te crees que proceden la mayoría de las depresiones, las neurosis y las somatizaciones…?

Efectivamente, de no sintonizar tu yo interior con tu yo exterior.

Y de eso es precisamente de lo que quiero hablarte en el vídeo de hoy.

Quiérete y acéptate tal cual eres

El amor incondicional hacia ti mismo/a es la máxima expresión vital que puedes ejecutar, el mayor favor que te puedes hacer y el mayor don que puedes entregar a la humanidad. El amor incondicional hacia uno mismo es algo sencillamente impresionante.

Unos meses antes de que comenzase a escribir mi libro El Gran Juego de la Vida –exactamente un trimestre después de concluir con mi tratamiento de quimioterapia, en febrero de 2018-, me di cuenta de que, gracias al amor incondicional que me ofrecí queriéndome y aceptando la situación por la que estaba atravesando mi cuerpo, no sólo iba asimilar de forma concreta dicho tratamiento. También supe en ese instante que me iba a curar. Y, de hecho, así ha sido.

Acata las reglas de El Gran Juego de la Vida

Reconozco que fue una situación rara, casi increíble, comprobar como mi cuerpo había sido capaz de codificar dos tumores en mi pulmón derecho. Entonces fui consciente de que El Gran Juego de la Vida había situado mi cuerpo –mi peón- en la casilla del descanso. Al principio, no le di mucha importancia. De hecho, no le di prácticamente ninguna: ignoré del todo las reglas de El Gran Juego de la Vida.

Recuerdo que me operaron el 4 de septiembre de 2017 y, el miércoles 6, ya estaba en Madrid dando una formación. ¡Me acababan de extirpar un tumor de 10 centímetros en el testículo derecho, y yo, inconsciente de mi forma de actuar en El Gran Juego de la Vida, con veinte puntos y siete grapas en mis zonas íntimas, ¡me presenté en la capital de España para forzar mi avance por el tablero cuando no me correspondía lanzar los dados!

Interpreta correctamente las señales

Así estuve un total de 4 meses, avanzando “de oca en oca” a un ritmo vertiginoso: formaciones, conferencias, cerrando acuerdos con empresas, pasando consulta…, hasta que mi cuerpo me dio un nuevo aviso: El Gran Juego de la Vida fue generoso conmigo y decidió concederme una segunda oportunidad. Y, en esta nueva ocasión, sí que fui capaz de interpretar correctamente las señales.

Le prometí a la Vida que, en agradecimiento a aquella nueva oportunidad que me estaba proporcionando, escribiría un libro para servirte, ayudarte y enseñarte que la vida es un juego y que tú también dispones de un papel fundamental en él. Le prometí a la Vida que te enseñaría a jugar su Gran Juego, que te mostraría las Reglas que a mí tanto sufrimiento me costó comprender…

¿Quieres seguir jugando…?

Si es así, ¡enhorabuena!

A lo largo de este artículo ya has podido aprender la primera Regla de El Gran Juego de la Vida: que debes ser capaz de interpretar todas y cada una de las señales que llegan a tu vida. Pero no sólo eso. Además, has de aprender a aceptarlas, quererlas y abordarlas. Porque todo lo que sucede en tu vida pasa por y para algo.

Así es, amigo mío: todo lo que me sucedió a mí fue por algo. Y sólo tuve que coger bolígrafo y papel, y escribir todo lo que me estaba sucediendo en ese momento. Ser consciente, sincero y humilde conmigo mismo. Y no fustigarme injusta e innecesariamente con la típica pregunta: ¿¡por qué a mí!?

Llevé a cabo un trabajo de introspección muy importante, y el resultado fue sencillamente espectacular.

Síguete a ti mismo/a

Este trabajo de introspección, es muy profundo y serio. Al ser humano normalmente no le gusta hacerlo, porque requiere de trabajar su interior más profundo e intenso: no sólo responder a las difíciles cuestiones de dónde procedes y hacia dónde te diriges.

También precisa de revisar todas tus creencias, removerlas y notar cómo tu energía sale a relucir desde tus entrañas. Es algo que debes vivir; que debería vivir cada ser humano. Sólo entonces serás capaz de darte cuenta de todo lo que has hecho (bien y mal) a lo largo de tu partida en El Gran Juego de la Vida.

Traza tu propia hoja de ruta

Te percatarás de momentos en los que, durante El Gran Juego de la Vida, hayas acertado; otras en las que habrás errado. Pero ahí está el aprendizaje y la sabiduría que has de extraer. Porque déjame decirte una cosa:

Tienes derecho a equivocarte, una y otra vez. No obstante, del mismo modo, tienes la obligación de aprender de tus errores.

El Gran Juego de la Vida

La Vida es generosa y comprensiva: te dará tus oportunidades. Pero no te equivoques: la Vida también es exigente. Y demanda de ti que aprendas de tus fallos.

Con toda certeza te habrás equivocado más de una vez, ¿verdad? Pero, ¿en cuántas ocasiones has hecho un trabajo de bolígrafo y papel con tus yerros? Es fundamental que, a partir de ahora, realices un seguimiento de ti mismo/a y vayas anotando todo lo que suceda en tu vida y por qué ha ocurrido. Y, a partir de ahí, traces tu mapa: la hoja de ruta en El Gran Juego de la Vida.

¿Necesitas ayuda?

Vivimos en una sociedad en la que creemos ganar cuando en realidad estamos perdiendo. Piensas que conservas tu trabajo porque te proporciona estabilidad, cuando en realidad lo odias. Te relacionas con personas que te caen mal porque te han dicho que quien “a buen árbol se arrima…”. Pero lo cierto es que cada día tienes más baja la autoestima y un peor concepto de ti mismo/a…

Es fácil decirlo. Pero tenemos que reconocer que no es tan sencillo “cambiar el chip” y comenzar a hacer lo mismo que pensamos y sentimos.

Sólo los más iluminados fueron capaces de sintonizar su yo interior con su yo exterior por sí solos. Los demás necesitamos de alguien que nos oriente.

La vida está para disfrutarla. No mañana; no dentro de un año… ¡Ahora!

No tengas miedo ni reparos de pedir ayuda.

Cuanto antes lo hagas, antes comenzarás a vivir tu mejor versión.

Anímate y escríbeme un correo electrónico a:

info@consultasergiosaiz.com

Estudiaré tu caso personalmente y te ofreceré una solución personalizada y definitiva para ti.

Un fuerte abrazo de tu amigo, Terapeuta,Coach-Mentor, Conferenciante, Formador y Escritor de Vida Saludable.

INVIERTE EN TI. CRECE CONMIGO.

¡Si te ha gustado sígueme y comparte!

Leave a Reply